Triticale

Centauro

  • Anual invernal para verdeos puros
  • Hábito de crecimiento postrado, floración intermedia a tardía
  • Alta calidad y muy palatable
  • Ideal para incluir en rotación corta con destino a reservas de primavera
  • Muy buena sanidad foliar
  • Adaptado a estrés hídrico y suelos ácidos de baja fertilidad

‘Centauro’ (Triticosecale Wittmack) es un cultivar seleccionado de colecciones segregantes de materiales de CIMMYT que combina características de la especie sintética, producto de la cruza del trigo y el centeno; sus principales características refieren a la rusticidad de la especie para adaptarse a diferentes condiciones ambientales. Es un material de ciclo intermedio a largo, con una buena adaptación al pastoreo y que combinaban un alto potencial de producción de forraje y grano.

El ciclo de floración de ‘Centauro’ está determinado por su requerimiento de frío para espigar. Esta característica es la que determina que en siembras tan tempranas como Febrero no espigue temprano en el otoño. En siembras de Abril con objetivo de pastoreo espiga a fines de Setiembre o principios de Octubre.



Es un material alto aún luego de los pastoreos de otoño/invierno, lo cual le permite acumular importantes volúmenes de forraje total. Su caña es muy buena por lo que no presenta problemas de vuelco, ni de quebrado.

‘Centauro’ es un cultivar de muy buena sanidad, con muy buen comportamiento frente a manchas foliares, y ocasionalmente niveles altos de roya de la hoja. Su ciclo y el objetivo de su uso podrían relativizar las consecuencias de este problema, así como de la incidencia de Fusarium durante la espigazón.

Con muy buena producción de forraje durante el invierno en siembras de marzo, posee un a alta capacidad de rebrote al final del ciclo de pastoreo, lo cual permite obtener rendimientos muy altos de heno y/o grano. Puede considerarse una opción válida en siembras tempranas de febrero y marzo, ante la ausencia de semilla de avena, aun cuando ‘Centauro’ presenta un comportamiento forrajero destacado a partir de las siembras de marzo.



La calidad del forraje de este cultivar de triticale es similar a la de otros cereales utilizados como opciones forrajeras, tanto en las etapas vegetativas y reproductivas del cultivo.

Implantación y manejo

Se adapta a un amplio rango de suelos; se destaca por su tolerancia a suelos ácidos y/o de baja fertilidad.

‘Centauro’ puede sembrase desde febrero hasta fines de junio. Las siembras de marzo son las que permiten aprovechar mejor su potencial forrajero. El atraso en la fecha de siembra reduce la producción de otoño-invierno y retrasa la fecha de floración. Siembras más tardías que julio pueden afectar su espigazón por su requerimiento de frío.

En cultivo puro las densidades de siembra serían de 250 - 300 semillas viables/m2, que equivalen a 100 - 120 kg/ha, dependiendo de los lotes. No se recomienda para las siembras consociadas por su hábito de crecimiento postrado que limita el establecimiento de leguminosas. Se implanta muy bien tanto en siembra convencional como directa.

Uso recomendado

‘Centauro’ es un cultivar muy versátil que puede utilizarse para pastoreo directo, heno, silo o grano. Es ideal para incluir como verdeo invernal en rotaciones cortas por su versatilidad de usos, con alta calidad del forraje y excelente potencial de acumulación en primavera.

Su hábito postrado le permite tolerar pastoreos intensos, logrando acumulaciones importantes de forraje con posterioridad. El mejor balance entre rendimiento y calidad se obtiene con pastoreos rotativos cuando el forraje alcanza 15 cm de altura dejando remanentes de 5 cm. La fecha de cierre del pastoreo para heno o grano será normalmente en la segunda quincena de julio.

Status varietal:

cultivar protegido.

Licenciatarios:

Copagran y AgroPick




Programa Nacional de Investigacion en Pasturas y Forrajes.